Destacados / La Reconstrucción de Haití / América Latina en Haití / Comunicados / Reuniones del Mecanismo de Cooperación 2x9

Reuniones del Mecanismo de Cooperación 2x9

Comunicados aprobados por las reuniones de representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay analizando la situación de Haití

1.- Comunicado de Lima (12 de febrero de 2007)

Los Vicecancilleres y Viceministros de Defensa de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay, países latinoamericanos miembros de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití – MINUSTAH, con la presencia de los Viceministros de Relaciones Exteriores y Gobierno y Justicia de Panamá, país miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas:

1. EXPRESARON su reconocimiento al pueblo y autoridades haitianos por su conducta cívica y voluntad democrática expresada en la realización de elecciones libres, transparentes e inclusivas a nivel nacional y local durante el año 2006, y RESALTARON que esta nueva etapa de vida democrática en Haití constituye una oportunidad única para enfrentar los desafíos de seguridad, consolidación institucional y desarrollo socio-económico del país;

2. RATIFICARON su apoyo al gobierno del Presidente René Préval así como a sus planes de trabajo a nivel nacional y regional, bajo el convencimiento de que el pueblo haitiano es, en última instancia, el actor principal de los esfuerzos de desarrollo del país;

3. MANIFESTARON su convicción de que es indispensable garantizar la continuidad de la MINUSTAH hasta asegurar la sostenibilidad de sus resultados en materia de seguridad, fortalecimiento institucional y desarrollo. En este sentido, reiteraron la visión ya expresada en la reunión anterior que el mandato de la Misión no debería ser inferior a un año;

4. RESALTARON el espíritu de confianza y cooperación con el que trabajan los componentes latinoamericanos de la MINUSTAH – así como la destacada actuación de sus Jefes Militares;

5. RECIBIERON CON SATISFACCIÓN la ampliación del componente latinoamericano de la MINUSTAH con la incorporación de efectivos de Bolivia y Paraguay, que colaborarán en la labor de preservación de la paz y seguridad de Haití;

6. RESPALDARON la recomendación efectuada por el Secretario General de las Naciones Unidas de renovar el mandato de la MINUSTAH manteniendo el nivel autorizado actual de sus efectivos militares y policiales;

7. DESTACARON la labor desempeñada por las Naciones Unidas y su Misión de Estabilización en Haití de conformidad con los sucesivos mandatos de las resoluciones 1542 (2004), 1608 (2005) y 1702 (2006) del Consejo de Seguridad, RECONOCIERON que su presencia, con el apoyo de la comunidad internacional en su conjunto, continúa siendo indispensable a fin de fortalecer el clima de seguridad del país y para crear así las bases de su desarrollo a largo plazo e HICIERON notar la necesidad de que la MINUSTAH incluya en su labor de seguridad a las zonas costeras;

8. VALORARON los esfuerzos realizados por la Organización de los Estados Americanos (OEA) para consolidar las instituciones democráticas, en particular la asistencia otorgada para la realización exitosa de las elecciones generales y municipales durante el año 2006;

9. RESALTARON que el desarrollo socio-económico de Haití requiere el apoyo sostenido de la comunidad internacional y, por ello, EXHORTARON a los países donantes para que, en la línea de lo acordado el año 2006 en las conferencias de Puerto Príncipe, en julio, y de Madrid, en noviembre, y en co-gestión con el Gobierno haitiano, aceleren la puesta a disposición de sus promesas de contribuciones, especialmente para proyectos de cooperación dirigidos a erradicar la pobreza, mejorar los servicios básicos de salud y propiciar el fortalecimiento de las instituciones nacionales;

10. TOMARON NOTA del reciente lanzamiento del Transitional Appeal for Haití 2007 por parte de las Naciones Unidas e instaron a la comunidad donante a considerar de manera urgente el financiamiento de los proyectos identificados como prioritarios por el Gobierno haitiano;

11. REITERARON su compromiso de continuar trabajando de manera coordinada y complementaria a fin de que sus propios programas bilaterales de cooperación en Haití contribuyan asimismo a la reconstrucción social y económica del país;

12. MANIFESTARON su firme decisión de continuar apoyando con sus componentes militares y policiales la mejora de la situación de seguridad, gobernabilidad y desarrollo en Haití, conscientes de que dichos esfuerzos contribuyen a consolidar un clima de estabilidad en el país;

13. CONVINIERON en que, para contribuir de manera integral a la estabilización de Haití, la MINUSTAH deberá proseguir con la gradual evolución de sus funciones a fin de contribuir no sólo a mejorar la seguridad interna, consolidar las instituciones del Estado y contribuir a la protección de los derechos humanos, sino también a apoyar progresivamente los programas de promoción del desarrollo que realizan las agencias de Naciones Unidas y los países donantes en Haití, incluyendo la continuación de las llamadas acciones de “impacto rápido” (quick impact projects). En ese sentido, CONCORDARON en que todas esas funciones son necesarias para consolidar un clima de estabilidad en Haití;

14. VALORARON la reincorporación y creciente participación de Haití en el marco del CARICOM;

15. REITERARON su solicitud al Secretario General de las Naciones Unidas para que la Misión en Haití elabore indicadores relevantes y articulados para evaluar periódicamente los resultados de sus acciones y hacer posible, sobre esa base, un programa de evolución gradual de sus funciones;

16. RECONOCIERON Y APOYARON la destacada labor del Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití, Embajador Edmond Mulet, en las tareas asignadas a la MINUSTAH;

17. DESTACARON la importante labor realizada por la Organización de los Estados Americanos y su Secretario General, José Miguel Insulza, en apoyo al Gobierno de Haití para el fortalecimiento de las instituciones democráticas, desarrollo de programas socio-económicos destinados a mejorar la calidad de vida del pueblo haitiano, promoción y defensa de los derechos humanos y fortalecimiento de las instituciones encargadas de establecer la seguridad pública;

18. HICIERON un llamado respetuoso a las autoridades y al pueblo de Haití para que, aprovechando la actual oportunidad que les ofrece el respaldo de la comunidad internacional, permanezcan en la vía de la reconciliación y el diálogo nacional y afiancen su voluntad política de consolidar el Estado de Derecho en el país. En ese contexto, el Mecanismo de concertación de países latinoamericanos para Haití invita a las autoridades del Gobierno y del parlamento haitianos a indicar las iniciativas que resulten más efectivas para apoyar el actual proceso de transición; y

19. ACOGIERON con beneplácito el ofrecimiento del gobierno de Guatemala para ser sede del próximo encuentro del presente mecanismo durante el segundo semestre del año en curso, reunión que será co-presidida por el Perú en su calidad de coordinador del “Grupo de Amigos de Haití” en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Lima, 12 de febrero de 2007

2.- Comunicado de Guatemala (4 de septiembre de 2007)

Los Vicecancilleres y Viceministros de Defensa de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay, países latinoamericanos contribuyentes de tropas a la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití –MINUSTAH-; de los Representantes de alto nivel de Panamá, país miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con la presencia del Ministro de Asuntos Exteriores de Haití, del Secretario General de la Asociación de Estados del Caribe, la CARICOM y de la OEA; del Representante Especial del Secretario General designado en Haití, y del Representante Especial Adjunto Principal del Secretario General en Haití.

1. REAFIRMARON su respaldo al gobierno del Presidente René Préval por su determinación para enfrentar, con vocación inclusiva y democrática, los retos que plantean la superación de los problemas de seguridad, reconstrucción institucional y recuperación socio-económica de Haití, persuadidos de que la responsabilidad primera y última en los esfuerzos por alcanzar la estabilización del país corresponden al pueblo haitiano y a sus dirigentes.

2.- EXPRESARON su convencimiento de que la sostenibilidad de los logros en los campos de seguridad, fortalecimiento institucional y desarrollo socio-económico de Haití hacen necesaria la permanencia de la MINUSTAH en el país hasta la consecución de tales objetivos. En este sentido, REITERARON su posición de que el mandato de la MINUSTAH debe ser de doce meses y conforme a los alcances contenidos en las resoluciones 1542 (2004), 1608 (2005), 1702 (2006) y 1743 (2007) del Consejo de Seguridad, que permiten que la Misión reoriente progresivamente sus prioridades en función a los cambios en las circunstancias en el país. MANIFESTARON su respaldo a la labor del Perú en el Consejo de Seguridad para coordinar la renovación del mandato de la Misión, y a Panamá por su pleno apoyo a estos objetivos.

3.- RATIFICARON su respaldo categórico a la labor desempeñada por la MINUSTAH en apoyo del gobierno y pueblo haitianos y MANIFESTARON su firme decisión de seguir contribuyendo, mediante su participación en la Misión, a la mejora de las condiciones de seguridad, respeto y promoción de los derechos humanos y al fortalecimiento institucional, pilares imprescindibles para afianzar la gobernabilidad democrática y recobrar las bases de un desarrollo económico sostenible, justo y equitativo.

4. RECONOCIERON la progresiva consolidación del gobierno y el buen desarrollo de los comicios del 29 de abril de 2007, que complementaron el proceso electoral de 2006. TOMARON NOTA no obstante que la situación política sigue siendo inestable y reconocieron la importancia que los actores políticos trabajen en la profundización del diálogo y consenso democrático.

5. EXPRESARON, a este respecto, su confianza de que las elecciones previstas para la renovación de un tercio del Senado, se celebren en el mismo espíritu cívico y democrático que prevaleció en las anteriores.

6. OBSERVARON con satisfacción que la labor conjunta de la Policía Nacional Haitiana y la MINUSTAH ha permitido progresos significativos en la situación de seguridad en áreas urbanas del país, en especial en Puerto Príncipe, anteriormente controladas por bandas armadas. DESTACARON que el éxito de dichas operaciones conjuntas representa un avance importante en el proceso de estabilización de Haití. Sin embargo, CONSTATARON que la situación de seguridad sigue siendo delicada.

7. MANIFESTARON su total apoyo a las autoridades haitianas en sus acciones dirigidas al reforzamiento del Estado de derecho y de sus instituciones, por lo que SALUDARON sus iniciativas de lucha contra la corrupción, el narcotráfico y la impunidad. RESPALDARON al gobierno a seguir adelante con el proceso de reforma de la PNH, así como del sistema de administración de justicia, incluido el sistema penitenciario, resaltando la necesidad de que sean adoptadas y entren en vigor cuanto antes las disposiciones legislativas previstas a ese efecto.

8. DESTACARON los esfuerzos del gobierno haitiano, con la estrecha colaboración de la MINUSTAH, para mejorar la capacidad de la PNH, a efectos de que se haga cargo de las responsabilidades de resguardo de la seguridad en el país, no obstante lo cual, CONSTATARON que esta institución se ve aún impedida de asumir de manera independiente objetivos y tareas claves en dicha área, razón por la cual, resulta imprescindible que la MINUSTAH continúe manteniendo su presencia para contribuir a la seguridad en el territorio haitiano.

9. COINCIDIERON en señalar que el escaso control del Estado en sus fronteras marítimas y terrestres es fuente de inseguridad, pone en peligro los avances logrados en los últimos tres años, limita la habilidad del gobierno para generar ingresos propios, y merma las posibilidades de un desarrollo económico sostenible. En ese sentido, DESTACARON la urgencia de ayudar al gobierno haitiano a reforzar su presencia en las fronteras terrestres y marítimas con miras a apoyar la campaña de lucha contra el narcotráfico, contrabando y tráfico de armas, y RECONOCIERON que es necesario, con tal fin, proporcionar la necesaria asistencia logística y material.

10. SUBRAYARON que la MINUSTAH debe reforzar sus capacidades para llevar a cabo aquellos aspectos de su mandato relacionados con el apoyo al fortalecimiento del aparato de Estado, a fin de poder acompañar debidamente el esfuerzo haitiano de consolidación institucional y de mejoramiento de la eficacia y calidad de la gestión pública.

11. DESTACARON el programa amplio de reducción de la violencia en la comunidad, en particular por la creación de la Sección de la Reducción de Violencia Comunitaria “RVC” implementado por MINUSTAH y basado en los tres pilares de la reinserción, sensibilización y apoyo institucional.

12. RESPALDARON la agilización de los procedimientos para la entrega de la ayuda.a barrios de Puerto Príncipe cuyas poblaciones se encuentran en situación de extrema carencia y SEÑALARON la importancia de que, con el propósito de paliar a las enormes necesidades del país, la MINUSTAH siga ejecutando las acciones “de impacto rápido” (Quick Impact Projects-QIPs) en Haití.

13. RESALTARON que el desarrollo socio-económico de Haití requiere el apoyo sostenido de la comunidad internacional e INVITARON a la comunidad de donantes a que continúe aportando de manera sostenida e inmediata, a través de los mecanismos bilaterales y multilaterales de cooperación, establecidos a esos efectos y ALENTARON a la comunidad de donantes a reforzar la coordinación de sus actividades en el marco de los acuerdos de la Conferencia de Madrid, en particular la responsabilidad compartida con Haití para afrontar el reto de la eficacia de la ayuda. Dentro de este marco, tiene especial relevancia intensificar los esfuerzos para una efectiva coordinación entre la MINUSTAH, los donantes, lo que permitiría prosperar en materia de seguridad, consolidación democrática, el proceso de fortalecimiento institucional del Estado haitiano.

14. SALUDARON los esfuerzos desplegados por la Organización de Estados Americanos (OEA) en el marco de la mejora de la gestión pública e INVITARON a dicha organización a hacer lo posible para finalizar la confección del Registro de Estado Civil haitiano. ALENTARON la continuidad y el apoyo mutuo entre la OEA y la ONU en materia de electoral, de seguridad y de Registro Civil. También SALUDARON la decisión del CARICOM de abrir una oficina de representación en Puerto Príncipe. Hicieron un llamado a los demás países latinoamericanos para que se incorporen a este esfuerzo regional en beneficio de Haití. 14 bis. CONOCIERON con interés la iniciativa de la OEA de dar apoyo técnico a los trabajos de la Comisión Mixta dominicano-haitiana

15. En momentos en que se vuelve a demostrar la gran vulnerabilidad de la región frente a los desastres naturales, los participantes EXPRESARON su solidaridad a los afectados por la reciente devastación causada por el Huracán Dean y SE DEMOSTRARON dispuestos a participar en esfuerzos de socorro y rehabilitación para los hermanos haitianos.

16. FELICITARON el espíritu de confianza y de cooperación con el que los componentes latinoamericanos de la MINUSTAH desempeñan sus labores y el liderazgo ejercido por los jefes militares y civiles durante una etapa particularmente crucial y REAFIRMARON su disposición a seguir trabajando estrechamente con el Alto Mando de la MINUSTAH en beneficio de la estabilización de Haití.

17. AGRADECIERON a los Embajadores Juan Gabriel Valdés y Edmond Mulet por su labor al frente de la MINUSTAH y desearon suerte a este último en el desempeño de su nuevo puesto como Secretario General Adjunto del Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de las Naciones Unidas y EXPRESARON su complacencia por la designación del Señor Hédi Annabi como Representante Especial del Secretario General de la ONU en Haití.

18. AGRADECIERON la presencia del Ministro de Relaciones Exteriores de Haití y su participación en la reunión, en demostración clara del apoyo que el gobierno haitiano concede a la actuación de los países de la región en los esfuerzos para la estabilización y desarrollo del Haití.

19. EXPRESARON SU AGRADECIMIENTO al Gobierno y a la ciudadanía de Guatemala por la cálida hospitalidad que les brindaron durante la celebración de esta Reunión del Mecanismo 2x9.

Guatemala, 4 de septiembre de 2007

3.- Comunicado de Reunión ad-hoc de Buenos Aires (26 de octubre de 2007)

Situación general, diagnóstico y propuestas

El día viernes 26 de octubre de 2007 se llevó a cabo en la Cancillería Argentina la Reunión ad-hoc de Cooperación Técnica del Mecanismo 2x9 –Ministerios de Relaciones Exteriores y de Defensa de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala, Paraguay, Perú y Uruguay-, con la presencia adicional de Panamá como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. La reunión contó también con la importante presencia de altas autoridades de la República de Haití, así como de representantes de la ONU, OEA, PNUD, UNICEF, OPS, IICA y AEC.

El encuentro tuvo como objetivos debatir y efectuar propuestas de cooperación internacional hacia Haití. En tal sentido, la reunión se realizó en el marco de los llamados realizados por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la OEA dirigidos al fortalecimiento de la articulación y coordinación de las actividades de cooperación en Haití.

Durante las intervenciones, se remarcaron compromisos, identificando desafíos y presentando propuestas de trabajo futuras. En tal sentido, pueden extraerse numerosas ideas que permitirán perfeccionar el trabajo de los diferentes países en beneficio de Haití, sirviendo de base para la toma de decisiones, fortaleciendo la coordinación en el terreno y la interlocución permanente con el gobierno de la República de Haití.

A. Aspectos generales

- Se mantiene el compromiso a largo plazo de la comunidad internacional, en general, y de América Latina, en particular, con el desarrollo y el establecimiento de un Estado de derecho duradero en Haití. La renovación por un año más del mandato de la MINUSTAH, reconoce un escenario de mayor importancia y retos de especiales dimensiones.

En tal sentido, las acciones de la MINUSTAH son altamente relevantes para reducir la violencia, el tráfico de drogas, el lavado de dinero, fortalecer el control aduanero y el patrullaje de fronteras marítimas, contribuyendo a la profesionalización de la Policía Nacional Haitiana.

La MINUSTAH ha reconocido la necesidad de trabajar en el marco de un paradigma de desarrollo complejo, donde la seguridad será la base para trabajar junto a Haití en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

- Las particulares características del sistema político del país, plantean dificultades para el normal desarrollo de la actividad de gobierno del presidente Preval. Así, la subsistencia de un ordenamiento constitucional “desestabilizante” en Haití, como también las discusiones sobre posibles reformas del mismo, pueden provocar un agravamiento de este panorama, en particular el del normal desarrollo de programas y proyectos de cooperación en el territorio de Haití.

- El gobierno haitiano no ha logrado fortalecer su rol natural de coordinador, hecho motivado por el peso extraordinario que tiene la ayuda externa en el presupuesto nacional, donde la comunidad internacional financia una gran porción del mismo en un marco de multiplicación de actores. Como ejemplo vale destacar que el 65% del presupuesto nacional es financiado por ayuda externa y, de ese total, un 80 % se ejecuta a través de Organizaciones No Gubernamentales.

- La cooperación internacional en Haití presenta un doble desafío, constituido por el efectivo desembolso de los recursos comprometidos por la comunidad internacional y el apoyo al gobierno de Haití, con el objetivo de que la asistencia desembolsada pueda ser efectivamente absorbida por sus cuadros gubernamentales ejecutores, en los plazos establecidos.

- La cooperación que los países integrantes del 2x9 pueden comprometer y ejecutar en beneficio de Haití no se caracteriza por cuantiosos flujos financieros. En cambio asegura una presencia de carácter intensivo en recursos humanos y el desarrollo de acciones en sectores claves, integrando equipos de trabajo conjunto que permitan avanzar en un proceso de transferencia de metodologías para el fortalecimiento del estado haitiano.

- El proceso de desarrollo debe tener como actor central al estado haitiano, evitando una excesiva “privatización” de la ayuda. La reconstrucción de Haití debe iniciarse fortaleciendo las estructuras públicas para que las decisiones sean tomadas por el propio gobierno y en el territorio haitiano. En tal sentido, sería de particular relevancia el afianzamiento de un mecanismo más eficaz para la toma de decisiones por parte del gobierno haitiano.

- El Ministerio de Planificación y Cooperación Externa de Haití, que debe ser el puente entre los actores cooperantes y los diferentes sectores gubernamentales involucrados, así como entre los sectores técnicos y políticos, ha efectuado un esfuerzo a través del establecimiento de líneas estratégicas que deberían ser seguidas por la cooperación internacional. En este sentido, también sugirió la creación de un mecanismo que refuerce la coordinación de las iniciativas de los países del 2x9 y actúe como un nexo permanente entre los cooperantes latinoamericanos y el gobierno.

- La inexistencia de una base de datos consolidada, que incluya toda la cooperación y la ordene bajo una estrategia, ha impedido evaluar el impacto de la cooperación internacional, a pesar de los cuantiosos recursos destinados. Se informó que Haití está en el proceso de elaboración de una base de estas características.

B. Elementos para la toma de decisiones

- Se reconoce una falta de comprensión general por parte de la población haitiana respecto del flujo de ayuda al país, ya que no logran percibirse resultados concretos desde el punto de vista del ciudadano, debido a la gran brecha existente entre los montos comprometidos, las sumas ejecutadas y los resultados efectivamente obtenidos.

- Se apoyan, con particular énfasis, las actividades binacionales de cooperación entre Haití y la República Dominicana y, en este marco, se consideraron sectores tales como Aduanas, Seguridad, Medioambiente, Salud, Educación, Migración y Comercio.

- Se valora la importancia del apoyo logístico de la MINUSTAH para la ejecución de proyectos de envergadura.

- Se consideran auspiciosos los nuevos mecanismos de cooperación triangular puestos en marcha por diferentes actores involucrados en la cooperación hacia Haití, sumando recursos y capacidades en proyectos conjuntos, en una modalidad que implica coordinación de donantes y maximización de recursos.

- Se resalta la necesidad de desarrollar un diálogo permanente con las autoridades sectoriales como base para la ejecución de actividades en concordancia con las políticas públicas que pueda definir el gobierno

- Se valora positivamente que la Cooperación Sur-Sur llevada a cabo por los países del 2x9 sea intensiva en capacitación de recursos humanos y en la creación y fortalecimiento de capacidades de cuadros técnicos en el gobierno haitiano, como una contribución a la sustentabilidad de las líneas de acción abordadas por la cooperación.

- Se destaca la importancia de contar con unidades de trabajo en el terreno que permitan dar continuidad a los vínculos técnicos establecidos por la cooperación y conocer la realidad que se pretende abordar de manera directa. En la misma dirección se señala la necesidad de aprovechar los recursos y conocimientos locales existentes, como contraparte valiosa de las capacidades técnicas que se transfieren por parte de los cooperantes.

Finalmente, a propuesta de la delegación haitiana, se aceptó la invitación a participar y poner en marcha una unidad de coordinación entre el mecanismo 2x9 y el MPCE, donde el primero estaría representado por una troika de países a través de sus embajadas en Puerto Príncipe (Argentina, Brasil y Chile). Haití precisó aún más esta propuesta, expresando que esta “unidad” se integraría al Comité Conjunto de Coordinación Estratégica (los 7 grandes donantes) con lo cual el CCCS (en sus siglas en francés) pasará a tener 10 miembros.