Destacados / La Reconstrucción de Haití / América Latina en Haití / Comunicados / Reuniones del Mecanismo de Cooperación 2x7

Reuniones del Mecanismo de Cooperación 2x7

Comunicados de las reuniónes de representantes de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Ecuador, Guatemal y Perú.

1.- Comunicado Primera Reunión del 2x7 (Santiago de Chile, 19 de agosto de 2005)

En esta reunión se sumaron tres nuevos países al 2x4 (Ecuador, Guatemala y Perú) participantes activos en la MINUSTAH para dar forma al 2x7 y sumar esfuerzos en la coordinación de las acciones y propuestas para la mejora de la situación haitiana en un marco de auto-sustentabilidad de la seguridad, construcción democrática y promoción del desarrollo de dicho país.

Los consensos alcanzados durante dicha reunión son los siguientes: MINUSTAH:

  • Reafirmar el compromiso de la comunidad internacional con el proceso democrático estable en Haití. La participación latinoamericana es determinante en este sentido.
  • La culminación del proceso electoral es fundamental para lograr un gobierno democrático legítimo y estable en Haití. Se debe culminar con el proceso de inscripción electoral llevado a cabo por la OEA, organizar el proceso electoral incluyendo la campaña y la coordinación del proceso de observación electoral de ONU, OEA y países interesados. Todos los partidos y grupos no violentos deben tener garantizada su participación en las elecciones.
  • Promover el logro de un dialogo entre las diversas facciones políticas de manera de posibilitar la elección de un Primer Ministro respaldado por el nuevo Parlamento.
  • La MINUSTAH es esencial para la seguridad de los comicios y para la transición hacia el nuevo gobierno siendo fundamental en este sentido el rol de los países latinoamericanos.
  • Fomentar el proceso de desarrollo en Haití para lograr una consolidación del sistema democrático a partir de los frutos de los actuales programas de cooperación.
  • Aplicación de políticas de desarrollo económico y social de mediano y largo plazo que deberán contar con la necesaria ayuda externa tendiente a la estabilización de Haití. La comunidad internacional deberá apoyar a Haití en un plan de desarrollo que tenga en cuenta los estudios que organismos económicos internacional ya han realizado.
  • Cumplimiento sólido y oportuno de los compromisos financieros de los países desarrollados y de los organismos financieros internacionales para con Haití. Esto es fundamental para el éxito de la MINUSTAH y la estabilización y desarrollo de Haití.
  • Consideración de una progresiva transformación de la MINUSTAH una ves instalado el nuevo gobierno haitiano, fortaleciendo los componentes policiales y de cooperación económica y social. La creación de una Academia de Policía en Haití debe ser una consideración prioritaria.
  • Generar mecanismos de cooperación para fortalecer los sistemas legal, judicial y penitenciario.
  • Fortalecer la cooperación internacional en materia de tráfico de drogas y lavado de dinero para evitar una mayor erosión de las instituciones haitianas.
  • Continuar la colaboración diplomática de los países latinoamericanos a través de reuniones informales y llevando puntos de vista en común a las cumbres (Ej: Grupo de Río; sudamericana; Iberoamericana; De las Américas); OEA; ONU (Grupo Core) y en mensajes a presentarse en el marco de la Reunión cumbre de evaluación de los objetivos de Milenio. Se desarrollará una reunión a nivel Cancilleres y Ministros de Defensa en los próximos meses, preferentemente antes de la realización de las elecciones.
  • Facilitar la participación de Haití en los mecanismos de integración subregional y regional latinoamericanos.
  • Reconocer la labor desempeñada por el General Heleno Pereira, jefe militar de la MINUSTAH.
  • Reconocer el trabajo realizado por el Embajador Juan Gabriel Valdés, Representante especial del Secretario General de la ONU en Haití.
  • Considerar primordial que quien suceda en el cargo al Embajador Juan Gabriel Valdés, tenga la nacionalidad de alguna de las naciones latinoamericanas parte de la MINUSTAH.

2.- Segunda Reunión de urgencia del 2 x 7 mas la participación del Secretario General de la OEA y el Representante especial del Secretario General de la ONU en Haití (Buenos Aires, 16 de enero de 2006)

Esta reunión convocada de urgencia frente a los últimos hechos acaecidos en Haití contó con la presencia del Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, y el Representante especial del Secretario General de la ONU en Haití, Juan Gabriel Valdés.

Los países participantes expresaron su profunda preocupación por los reiterados aplazamientos de las fechas de las elecciones en Haití.

Manifestaron, en ese sentido, su satisfacción por la decisión del gobierno de transición de ese país de determinar un nuevo calendario electoral, celebrando la primera vuelta de las elecciones presidenciales y legislativas el 7 de febrero próximo. Al respecto, destacaron enfáticamente la necesidad de dar cumplimiento a dicho calendario, a fin de posibilitar la celebración de comicios libres, transparentes, incluyentes y participativos con la consecuente instalación de un gobierno democrático y legítimo en dicho país.

En ese mismo orden de ideas, decidieron exhortar a las autoridades del gobierno de transición haitiano, a los partidos políticos y a los candidatos a participar lealmente en dicho proceso y adoptar las medidas necesarias para cumplir exitosamente con la nueva fecha adoptada para la realización de elecciones, con vistas a lograr la normalización del proceso democrático en ese país.

En ese sentido, confirmaron la decisión de enviar a Puerto Príncipe, en los próximos días, una misión de representantes personales de los Cancilleres, con el objetivo de dialogar y asegurar el apoyo de todos los partidos y candidatos haitianos al proceso electoral y su compromiso de respetar plenamente los resultados de los comicios, así como de aunar esfuerzos para la construcción de un Estado democrático, pacífico, estable y próspero en beneficio de todos los haitianos.

Poniendo de relieve la esencial función desempeñada por la OEA en la preparación y organización de las elecciones, los delegados declararon su profundo reconocimiento por el permanente seguimiento del proceso electoral haitiano que ha llevado a cabo el Secretario General de la OEA José Miguel Insulza.

Reafirmaron la necesidad de garantizar un ambiente de seguridad en el territorio haitiano antes, durante y con posterioridad a los comicios con vistas a asegurar la continuidad del proceso democrático dentro del Estado de Derecho.

Expresaron su preocupación por el deterioro de la seguridad en Puerto Príncipe, exhortando a todos a colaborar y a abstenerse de provocar hechos de violencia que puedan obstaculizar el proceso electoral y reiteraron su pleno apoyo a la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) por su destacado trabajo en pos del restablecimiento de las condiciones de seguridad y el mantenimiento del imperio de la ley en dicho país.

Adicionalmente, manifestaron su pesar por las irreparables pérdidas sufridas por la MINUSTAH, en especial, la muerte en trágicas circunstancias del General Urano Teixeira da Matta Bacellar, Comandante de la Fuerza, y subrayaron la denodada labor realizada por el personal militar, civil y de policía que integra esa operación de mantenimiento de la paz, en especial la excelente y calificada labor desarrollada por el señor Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití, Embajador Juan Gabriel Valdés.

Expresaron su apoyo a la intención del gobierno brasileño de continuar al frente del comando militar de la MINUSTAH, circunstancia que pone de manifiesto la voluntad de la región en mantener su componente latinoamericano pro activo en la búsqueda de las condiciones de seguridad y pacificación del pueblo haitiano.

Manifestaron su acuerdo de que en la consideración de la renovación del mandato de la MINUSTAH, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se incorporen aquellas atribuciones que permitan fortalecer el componente policial de la Misión y el adecuado resguardo de las costas.

Asimismo, convencidos de que es esencial trabajar mancomunadamente en pos de la reconstrucción y reconciliación del pueblo haitiano, coincidieron en la necesidad de sumar sus esfuerzos y coordinarse en la identificación de actividades sobre el terreno que aporten soluciones a las dificultades que afectan a la población haitiana. En vista de ello, consideramos necesario prorrogar el mandato de la MINUSTAH por un período adicional.

En ese marco, teniendo en cuenta la magnitud del desafío que implica la situación en Haití, las delegaciones consideraron conveniente la positiva participación lograda por la comunidad internacional a través del envío de contingentes militares. Asimismo, manifestaron la necesidad que dicha participación sea complementada por los recursos económico-financieros necesarios para lograr una solución adecuada mediante un plan integral de desarrollo autosustentable para la reconstrucción de Haití.

En ese sentido, convinieron en fijar una nueva fecha para celebrar una próxima reunión –no más allá de mediados de febrero- en la que participarían todos los países latinoamericanos que componen la MINUSTAH, destacando el interés fraternal de la región para que el pueblo haitiano encuentre su camino hacia la reconciliación en el marco de una democracia plena y representativa.

3.- Comunicado Tercera Reunión del 2 x 7 (Buenos Aires, 4 de agosto de 2006)

Los Vicecancilleres y Viceministros de Defensa de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Ecuador, Guatemala y Perú, países latinoamericanos miembros de la MINUSTAH y el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA):

EXPRESARON su reconocimiento al pueblo haitiano que manifestó su voluntad política a través de elecciones libres, transparentes e inclusivas superando adversidades y demostrando al mundo su conducta cívica y su permanente lucha por la libertad.

DESTACARON la labor desempeñada por la comunidad internacional en su conjunto y particularmente la llevada a cabo por las Naciones Unidas y su Misión de Estabilización (MINUSTAH) que resultó muy eficaz en el establecimiento de las condiciones de seguridad que permitieron alcanzar los objetivos previstos en el proceso electoral.

VALORARON los esfuerzos llevados a cabo por la Organización de los Estados Americanos (OEA) en las recientes elecciones presidenciales y legislativas que concluyeron satisfactoriamente con la asunción del Presidente Préval y del Poder Legislativo de Haití. En tal sentido, REITERARON su enfático Apoyo a todas las tareas que realiza la Organización en pos del fortalecimiento institucional en dicho país y, particularmente, hicieron una especial mención a la destacada gestión de su Secretario General, D. José Miguel Insulza.

EXHORTARON, asimismo, a las autoridades haitianas a concluir con el proceso electoral en curso convocando a la brevedad a las elecciones locales y municipales aún pendientes de realización.

MANIFESTARON su firme decisión de continuar apoyando con sus componentes latinoamericanos el proceso de consolidación de las instituciones de Haití, concientes de que con dicho esfuerzo se alcanzará gradualmente la estabilidad y la seguridad para que ese proceso evolucione hacia un estadio sostenible.

En ese sentido, COINCIDIERON con las propuestas efectuadas por el Secretario General de las Naciones Unidas de renovar el mandato de la MINUSTAH por un plazo de doce meses, manteniendo el nivel máximo autorizado de 7500 efectivos.

CONCORDARON con la necesidad de aunar sus esfuerzos y coordinar posiciones en relación a la renovación del próximo mandato de la MINUSTAH en el ámbito del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

RECIBIERON CON SATISFACCIÓN la posibilidad que, en un futuro cercano, este componente latinoamericano de la MINUSTAH se amplie con la incorporación de otros países de la región.

RATIFICARON su decisión de profundizar el consenso latinoamericano en torno de la cuestión haitiana, con miras a acompañar los requerimientos identificados por el gobierno de ese país como prioritarios para combatir la pobreza y crear condiciones de vida digna para su pueblo.

RECONOCIERON en ese sentido que la situación en Haití requerirá del apoyo sostenido y constante de la comunidad internacional, por ello REITERARON su compromiso de continuar trabajando de forma coordinada y complementaria en pos de la reconstrucción social y económica de ese país.

COINCIDIERON con los ejes identificados como prioritarios por el gobierno haitiano, reafirmando los compromisos de cooperación para el desarrollo asumidos, y la necesidad de identificar sinergias entre las acciones de cooperación de nuestros países.

SEÑALARON que con la asunción de un gobierno democrático en Haití se inició una nueva instancia en la vida institucional de ese país. Por ello, para garantizar su gobernabilidad EXHORTARON a los donantes para que sus aportes se concreten en el corto plazo en proyectos de cooperación que coadyuven a mitigar el hambre, la pobreza crónica, la salud y a propiciar la formación de cuadros nacionales.

CONSIDERARON que, con el propósito de consolidar la democracia en Haití, se deberá realizar una progresiva adaptación de la MINUSTAH, fortaleciendo su composición con otros componentes vinculados a actividades de carácter civil y de apoyo a la seguridad pública.

MANIFESTARON su convencimiento acerca de la necesidad de que el nuevo mandato de MINUSTAH permita que los contingentes participantes puedan incluir elementos que contribuyan al desarrollo social de Haití, en áreas tales como infraestructura, sanidad, capacitación, etc.

En este mismo sentido, SUGIRIERON que se solicite al Secretario General de las Naciones Unidas que la misión en Haití elabore indicadores relevantes y correlacionados que permitan evaluar las circunstancias que hagan posible modificar gradualmente el énfasis en seguridad de la misión hacia uno más inclinado a la asesoría y la cooperación política, económica y social.

EXPRESARON al gobierno del Presidente Préval la decisión de sostener el compromiso de trabajo a nivel regional con la firme intención de respetar sus prioridades. El pueblo haitiano es en definitiva el protagonista de sus actos y el destinatario de las acciones que tiendan a mejorar su calidad de vida.

Nuestro reto como países latinoamericanos consistirá en profundizar esta modalidad de entendimiento sur-sur fundada en un esquema en el que exista mayor solidaridad e impacto en la inclusión social con miras a lograr la consolidación de la democracia en dicho país.

MANIFESTARON su beneplácito por la readmisión de Haití en la CARICOM y se comprometieron a realizar los esfuerzos necesarios para facilitar la plena participación de Haití en los mecanismos de integración subregional y regionales.

REMARCARON la vocación y el espíritu con el que trabajaron los componentes latinoamericanos de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) en pos de la defensa de los valores democráticos en ese país, así como la destacada actuación de sus Comandantes.

AUGURARON el mayor de los éxitos y BRINDARON su apoyo a la gestión del Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas en Haití, Embajador Edmond Mulet, en las tareas asignadas a la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

ACORDARON que el próximo encuentro del presente mecanismo podría llevarse a cabo en el último trimestre del corriente año, previo a la próxima Conferencia de Donantes.

Buenos Aires, 4 de agosto de 2006